Trastornos del habla

Los trastornos del habla forman parte del núcleo central del autismo, el nivel de dominio del lenguaje de las personas con autismo es muy variable, puede darse tanto ausencia de lenguaje, como un lenguaje sofisticado, trastornos como la ecolalia, o incongruencias pragmáticas. En cambio, Leo Kanner señaló como una de sus características el mutismo o lenguaje sin intención comunicativa.

En la adquisición del lenguaje en el autismo, según las investigaciones de varios autores, se puede distinguir 3 niveles:

  • Niños autistas que no desarrollan ningún tipo de lenguaje oral.
  • Niños que adquieren lenguaje con retraso, tanto en la comprensión como en la expresión.
  • Niños cuyo lenguaje presenta anomalías tales como ecolalia, trastornos pragmáticos, alteraciones de la prosodia o del uso idiosincrásico de determinadas palabras.

Por ello, lo que caracteriza su lenguaje es el contraste entre forma y contenido y la especificidad de los componentes fonológicos, semánticos, sintácticos y pragmáticos del lenguaje oral. Además, estas alteraciones tienen una estrecha relación con el nivel cognitivo alcanzado y dichas alteraciones tienden a disminuir proporcionalmente a la gravedad del trastorno.
Autismo (45)

Rapin define en el autismo síndromes de déficit lingüístico:

 1) Agnosia auditiva verbal:

En estos niños existe una incapacidad para decodificar el lenguaje recibido por vía auditiva, no se observan esfuerzos para comunicarse mediante medios no verbales como dibujos o gestos. Es típico que tome la mano de su madre, para dirigirla hacia el objeto requerido, sin mediar una mirada para comunicarse.

2) Síndrome léxico-sintáctico:

Afectada principalmente la capacidad para evocar la palabra adecuada al concepto. Debido a que se añaden dificultades pragmáticas, es difícil establecer los límites entre este trastorno y el síndrome semántico-pragmático o el fonológico-sintáctico.

 3) Síndrome fonológico-sintáctico:

Se expresa por una pobreza semántica y gramatical, acompañada de una vocalización deficiente, lo cual condiciona un lenguaje poco inteligible. Es el trastorno específico del lenguaje más habitual.

4) Trastornos de la prosodia:

Este se refiere a los aspectos vinculados a la entonación y al ritmo. Es habitual observar problemas de este tipo en niños con autismo de funcionamiento alto y en Síndrome de Asperger. En ocasiones, el tono de voz puede producir una sensación de pedantería, o con una entonación excesivamente aguda, con formas de voz muy peculiar, como un lenguaje extravagante.

5) Síndrome semántico-pragmático:

Es el síndrome más estudiado, su importancia se debe a que no se trata sólo de un déficit lingüístico sino que es una manifestación lingüística del cuadro autista en su aspecto social.

6) Mutismo selectivo:

Este trastorno es el más característico dentro del autismo, se define como una ausencia total y persistente del lenguaje hablado, en determinadas circunstancias o personas. Puede confundirse con una fobia escolar, con timidez, depresión o rasgos psicóticos. Los síntomas del mutismo son los siguientes: aparición de las primeras palabras después de los 2 años, unión de palabras comienza después de los 3 años, vocabulario muy reducido a los 4 años, lenguaje telegráfico, desinterés comunicativo, la comprensión del lenguaje aparece como superior a la expresión, niños/as sensibles, tímidos, susceptibles a las bromas sin acabar de integrar su sentido, faltos de seguridad…

Los tipos de mutismo existente son:

Retraso puro del habla: falta de maduración en las habilidades motoras del habla. Es una alteración fonética. Sería el conjunto de todas las dislalias evolutivas y/o funcionales.

R.S.L (Retraso Simple del Lenguaje):incluye el conjunto de las dimensiones del lenguaje, la maduración y la simbolización.

Mutismo total: desaparición total del lenguaje, repentina o progresivamente. Puede ser: de tipo histérico, tras un fuerte choque afectivo, por enfermedad laríngea, o de “unos días”.

Mutismo selectivosólo aparece ante ciertas personas o en determinadas situaciones. Suele aparecer a los 3 años, y más frecuentemente, hacia los 6 años. Si no has entendido muy bien de que trata este trastorno visita este enlace para ver un vídeo que lo deja muy claro: Mutismo selectivo y para ver un ejemplo práctico: Haced clic aquí.

Los aspectos pragmáticos del lenguaje se sustentan en las habilidades lingüísticas, pero también dependen de las habilidades cognitivo-sociales del individuo. Por ello, Bishop consideró la idea de que los niños con recursos comunicativos relativamente buenos, pero con falta de habilidades sociales se aproximarían al Síndrome de Asperger; los niños con relativamente buena relación social pero con mayor trastorno del lenguaje estarían ubicados en el trastorno semántico-pragmático y por último, los niños con alteración en los dos sentidos, social y lingüístico, serían los niños con autismo.

Los aspectos pragmáticos del lenguaje que pueden estar alterados en los trastornos autistas, son:

  • Turno de la palabra: los niños con autismo suelen tener dificultad en los roles de “el que habla” y “el que escucha”, tienden a tener indefinidamente el rol de hablador.
  • Inicios de conversación: para esto es necesario adquirir habilidades cognitivo-sociales, es decir, identificar en qué momento la atención del interlocutor está dispuesta en actitud receptiva, utilizar claves no verbales, que los inicios sean contextualmente adecuados. En cambio, estas habilidades están alteradas en los niños con autismo.
  • Lenguaje figurado: este se refiere a metáforas, frases con dobles sentidos, significados implícitos y formas de cortesía.

 

Autismo (51)

Anuncios